400 guardias indígenas apoyan labores preventivas de evacuación de las comunidades indígenas en el Bajo Cauca Antioqueño

Tras la emergencia registrada en el proyecto Hidroeléctrico Pescadero Ituango, la Guardia Indígena del Bajo Cauca antioqueño no descansa, su accionar se ha concentrado en apoyar los procesos de evacuación de las familias que corren un mayor riesgo por su proximidad al Río Cauca.

Son cerca de 400 hombres y mujeres indígenas de la Guardia, los que apoyan las labores de los grupos de voluntarios de los comités Locales de emergencia y las labores que también adelantan unidades del Ejército Nacional en los albergues temporales en los que se han ubicados los desplazados.

Hay que señalar que luego de que las comunidades indígenas de la zona se declararan en Minga Permanente desde el pasado 18 de mayo, momento en el que tuvo que ser suspendida la Gran Minga por la Vida, La Defensa del Territorio y la Autonomía, que se realizaba desde el pasado 15 de mayo en los municipios de Cáceres y Tarazá, por el riesgo de avalancha que anunciaron las autoridades departamentales, la Guardia no ha descansado en la evacuación preventiva de las familias Senú de Isla la Dulzura y Guarumo.

Sin embargo, según denuncian las autoridades indígenas, dichos albergues temporales y los que espontáneamente han escogido las comunidades que no están cerca a los cascos urbanos y que de manera autónoma se han desplazado por dicha alerta, carecen de provisiones básicas para la subsistencia.

Por lo que los representantes de la Guardia Indígena han hecho un llamado a la institucionalidad para que la atención sea integral y generalizada y de esta manera evitar mayores afectaciones.